//
usted está leyendo...
Argentina, Bolivia, Especiales

Entrevista a Claudio Rossell. Director de Medios Estatales de Bolivia

Desde muy chico relacionado con los libros, los periódicos y las ideas. “La comunicación es política en esencia”, afirma Claudio Rossell. Aceptó el desafió de llevar adelante la Red de Medios Estatales creada bajo la presidencia de Evo Morales Ayma. Comunicador social, editor y redactor en un país donde la prensa conservadora produce noticas buscando el máximo beneficio al menor costo (el negocio para una elite en detrimento de las mayorías), pero donde también se está lleva adelante una disputa por el sentido en varios frentes: palabra impresa, radio e imagen. Sobre ello, un poco de historia y actualidad paraguaya, conversamos con el actual Director de los Medios Estatales de Bolivia.

¿Cómo nace tu relación con lo que puede considerarse la “comunicación social”?

Estudie comunicación porque me gusta escribir desde la adolescencia. Sabia desde muy chico que quería ser escritor y al terminar el bachillerato además de editor quería ser periodista. De hecho antes de terminar la facultad ya trabajaba en un periódico que se llamaba “Hoy” que ya no existe. Pero en segundo año de la facultad con un grupo de amigos fundamos un periódico. Así que vengo haciendo periodismo desde siempre. Tengo la profesión dentro mio desde que recuerdo. Cuando tenía 11 años mi papá vivía en otra ciudad y él nos escribía cartas con formato periódico, separando partes de la carta con sus respectivos titulares. Incluso antes de saber leer mi abuelo me leía el periódico. En mi casa se leía mucho. Mis papás son médicos, llegaba el viejo a la casa y en lugar de encender el televisor se sentaba a leer. Mamé eso. Estoy muy vinculado al periódico, al periodismo escrito.

¿Como sigue el recorrido?

Me recibí como comunicador social en el año ´97. En el ´98 me contrataron en el periódico “La Prensa” que estaban fundando. Tuve el privilegio de ser uno de los fundadores de ese diario. Fui del grupo fundador, lo diseñé literalmente. Fui editor de Sociedad y al poco tiempo me ascendieron a Editor General. En el medio de todo eso hice la maestría en Comunicación Periodista Institucional y Empresarial. El periódico se politizó en un sentido que yo no estaba de acuerdo y lo dejé. Lo que me llevó a dedicarme un tiempo a la comunicación institucional y vuelvo en el 2003 al periódico como editor de Opinión. Me hice cargo del suplemento dominical tres meses hasta que el periódico entró en crisis y me bajaron el sueldo, lo que significa un despido indirecto. Trabajé luego en la Defensoría del Pueblo como investigador. Lo dejé y al tiempo me contrataron como Director de un semanario que se llamaba “Pulso” que cerró por la crisis en el 2010. Al poco tiempo, Febrero 2011, se crea este Ministerio (Ministerio de Comunicación) y en Marzo el nuevo ministro me llama para hacerme cargo de los medios estatales.

Los actuales gobiernos en Sudamérica comienzan a dar una importancia a las secretarias, o bien ministerios de comunicación, que antes no le daban o bien quedaban en otras manos. ¿Cuáles crees que son las razones?

Las secretarias o ministerios de comunicación no son novedad. De hecho en Bolivia existía el Ministerio de Informaciones, el cual desaparece en el año 2002 cuando entra Gonzalo Sánchez de Lozada en su segundo mandato. Hacen desaparecer al Ministerio de Informaciones que nació en el año 1982. De hecho siempre funcionó en este lugar, las mamparas siempre se cambian pero el piso es el mismo. ¿Pues por qué tanta importancia a la comunicación ahora? Porque la política está hecha de comunicación. La política es comunicación en esencia.

Hay posiciones radicales que dicen la política es la guerra por otros medios…hay quien dice la comunicación es la continuación de la política. Pero depende hasta dónde lo quieras llevar, podemos terminar hasta en una postura bolchevique de la gestión de la comunicación, que en términos abstractos parece interesante pero en la práctica no necesariamente. En todo caso la comunicación no es sólo difusión, no es sólo propaganda (en cualquiera de sus formas) y precisa de una gestión profesional. De ahí es que los gobiernos se dan cuenta, y sobre todo se dan cuenta por el efecto mediático en la opinión pública. Fundamentalmente esa es la razón por la cual los gobiernos progresistas de Sudamérica si descuidan la función de la comunicación están perdidos. Porque las oposiciones, derechas, o como quieras llamarles, primero que la tienen mucho más fácil para hacer gestión política porque no tienen que hacer el resto de la gestión de gobierno….pues entonces tienen mucho tiempo para pensar. Y en segundo lugar con mucha facilidad tienen acceso y cobertura de los medios, privados fundamentalmente. Por eso los gobiernos deben saber como contrarrestar.

¿Cómo se hace entonces para contrarrestar tantos años de prensa conservadora? Y más aún contrarrestar el crecimiento que también ha tenido esa prensa en estos últimos años, comparable quizás al que tuvieron durante el proceso neoliberal que sufrió Sudamérica a través de los gobiernos militares.

Hay lecciones aprendidas en común de otras producciones. El primero en dar un paso fue el Gobierno de Venezuela, el más antiguo del continente. Y los demás gobiernos aprendimos de los errores y aciertos de Hugo Chávez Frías. La otra gran lección, que espero se haya aprendido en todos los países, fue la de Argentina con la promulgación de su Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La cual ha sido brutalmente resistida pero al mismo tiempo ha cambiado el escenario y las reglas del juego para hacer comunicación masiva, pública, política y popular.

En Bolivia se ha promulgado una Ley de Telecomunicaciones que cumple las mismas funciones que aquella de Argentina, pero no es una ley sobre la comunicación sino sobre las telecomunicaciones. La diferencia es que esta ley en Bolivia no se refiere sólo a los medios masivos sino que a todo el ámbito de las telecomunicaciones, incluyendo tecnologías de información y comunicación y obviamente los servicios de comunicaciones como ser la telefonía por internet. El asunto está en que en el marco de esta esta ley se da un paso muy importante que nunca antes se había dado que es dividir el espacio radioeléctrico en tres grandes bloques: un tercio del espectro para los medios privados; un tercio para los medios públicos y estatales (la ley los define como estatales y se refiere no sólo a los medios de comunicación a nivel central que controlamos desde aquí sino que también a los que pertenecen a los Departamentos*); y finalmente, y esto es lo más importante, un tercio del espectro dividido en dos. Una parte para las llamadas radios comunitarias y la otra para las llamadas radios de Pueblos Indígenas Originarios Campesinos

Ahora bien ¿Por qué se divide ese tercio en dos? Uno: no todas las radios comunitarias pertenecen a comunidades originarias o bien indígenas. Como no todos los campesinos son indígenas, o no todos los indígenas son campesinos…y sobre todo en la comunidad indígena (que es muy grande en este país) no todos se reconocen como indígenas sino que los indígenas de tierras altas prefieren ser llamados originarios y los de tierras bajas indígenas. Es una cuestión de identidad muy interesante. Así es que en el proceso constituyente se decide que hay rasgos comunes al margen de sus identificaciones particulares y por eso se las llama población indígena originaria campesina.

El tablero cambia con la llegada de Evo Morales al Ejecutivo…

Morales es un gran comunicador. No solamente cuando emite discursos sino que está pensando permanentemente en términos de comunicación. Sea popular o masiva. Es un lector de medios muy agudo. Y en ese sentido tiene muchas ideas. Una de sus primeras medidas fue crear una red de radios que sean gestionadas por las propias organizaciones y comunidades indígenas originarias campesinas. Técnicamente son radios comunitarias. Lo que hizo el presidente fue dotar de equipos a las propias comunidades. Pero ahí hay un rollo sobre las ya existentes que son miembros de AMARC (Asociación Mundial de Radios Comunitarias) que se pusieron celosos por los equipos donados por el ejecutivo: “…somos radios comunitarias, ningún presidente puede regalarnos nada…” decían. “Bueno…no hay tal rollo” dijo el Presidente, “no se llamaran comunitarias, se llamaran radios de pueblos originarios y ya”. Pero fíjate que pese a la división, sean de la iglesia católica o con equipos regalados por el presidente, cumplen la misma función para la comunidad: son radios FM con alcance limitado y que funcionan por el propio empuje de la comunidad.

El sistema de radios de Pueblos Indígenas Originarios Campesinos es una red aún modesta. El presidente hasta el 2010 fue instalando radios en diversos puntos del país y al final fueron 39 radio. Despachan todos los días para el informativo que se llama Bolivia informa. Uno en la mañana, a las 7, otro a la 7 de la tarde y tienen noticias para todo el país. En muchos casos narradas en lenguas originarias, en cuatro principalmente: el aymara, quechua, guaraní y castellano. La Constitución política del Estado boliviano reconoce 36 lenguas originarias. Y esto es de destacar. Bolivia es una sola Nación en el sentido político y es plurinacional en el sentido cultural. Hacemos pues el esfuerzo por rescatar culturas, pero no es fácil hacer el sistema informativo en esas 36 lenguas.

Aquella separación que vos nombrabas de los tercios también es similar en Argentina. También se está avanzando por una ley en Brasil, en Uruguay y Ecuador está dando su batalla en el Poder Legislativo. Pero no solo los estados se han preocupado legalmente sobre el campo comunicacional. Sino que también se han preocupado en producir comunicación a través de periódicos, agencias, radios y televisión. ¿Podrías contar un poco más la experiencia boliviana?

Pertenecen al Estado Boliviano cuatro grandes medios. La Radio “Illimani”, que gracias a la iniciativa del Presidente se convirtió en “Red Patria Nueva” asociada a la red de radios de Pueblos Indígenas Originarios Campesinos. Tenemos el canal de televisión que es una red que se llama “Bolivia TV” y se ve en todo el país. Luego la Agencia Boliviana de informaciones (ABI) y finalmente el periódico Cambio.

La radio Illimani fue creada en los años ´20, nace privada. En los años ´30, cuando comenzó la guerra del Chaco con Paraguay, el Estado expropió la radio para hacer propaganda de guerra. Desde allí en adelante funcionó perfectamente con sus altas y bajas. Es un medio de comunicación que tiene 80 años con equipos AM muy poderosos, banda corta muy poderosa, pero emitía desde La Paz y no llegaba a todo el país. Estaba orientada específicamente hacia el Sureste del país, la zona de la guerra con Paraguay. Ese era el objetivo. Pero cuando llega el Presidente en el 2006 junto con este proyecto de las radios de Pueblos Indígenas Originarios Campesinos instruye que Illimani tenga repetidoras en cada una de las capitales. Ciertamente teníamos repetidoras, pero por aquel empuje se amplía ese número. Y con el nombre teníamos un problema de identificación. Un problema con el tema del centralismo, propio de todos nuestros países. Pues entonces empieza a funcionar con el concepto de red y se le pone el nombre “Red Patria Nueva”.

(Le das mucha importancia al significante… ¿Sos de los que cree que la palabra hace a la cosa verdad? -Sí, en eso soy posmoderno.)

Luego, en 1969 se crea la Empresa Nacional de Televisión. Si no me equivoco en ese momento el material que difundía el canal estatal era el que producía el Instituto Boliviano de Cinematografía. Lo cierto es que entre 1952 (Revolución Nacional) y a fines de los ´60 sí se le dio mucha importancia a la comunicación. Había mucho material. Es un período democrático. Pero a partir de los ´70 tenemos puras dictaduras que echaron mano en la televisión…igualito que en la Argentina. De hecho en fines de ´80 el entonces dictador Luis García Meza inaugura la televisión a color.

Lo cierto es que se conocía al canal de televisión como al propio espíritu santo: todo el mundo sabía que existía…pero nadie lo vía. Fue luego del 2003 que Carlos Mesa, que en su condición de vice hizo la sucesión constitucional a presidente, recuperó la importancia de la televisión: le dio recursos e intentaron una cosa que en mi opinión fue muy interesante (discutible, pero interesante): ponerle acento cruceño al Canal 7. Siempre fue el canal hecho desde La Paz, emitiendo desde La Paz. Y claro, en Bolivia hay un problema muy gordo que es el regionalismo. Hay una polarización entre lo colla y lo camba muy complicado. Se comenzaba a escuchar otro acento que no es particularmente el de La Paz en la televisión nacional, lo cual te da una idea de televisión “Nacional”.

Por su estructura el canal siempre ha sido muy pesado, muy burocrático. Y llegó a una situación insostenible en el 2006. Cambian al Gerente General y el sindicato se resiste y baja la emisión. Les dio la gana y bajan la palanca de emisión. El día 11 de Septiembre de 2008 en el Departamento de Pando estaban matando gente y ese día el canal no estaba emitiendo nada. Hubo trece muertos más montones de heridos. Ha sido parte de lo que el Vicepresidente Álvaro García Linera llama punto de bifurcación. El caso está en que mientras ocurría algo trascendental el sindicato que no quería un nuevo jefe baja la emisión. Fue un síntoma muy claro de una crisis institucional profunda…ahí se decide entonces terminar con la Empresa Nacional de Televisión boliviana. Empresa que encima recibía dinero del Estado. Era un híbrido que no terminaba de ser nada. Tenía estos vicios y estas mañas y así es que se decide hacer un corte y se crea, en la figura de empresas estratégicas del Estado, Bolivia Tv. Cambiaron las reglas de juego y el Presidente con su poderosa intuición amplía la red de repetidoras. Bolivia Tv siempre ha tenido alcance nacional pero se incrementó. Actualmente Bolivia Tv tiene una red de 159 repetidoras en todo el país. El presidente ha instruido que debe haber una repetidora por cada Municipio, y en Bolivia hay 327 municipios. Es un orgullo esa red…

Bolivia Tv está en un momento reinventar o rencontrar su identidad. Porque si tu miras la programación no termina de cuajar. Tiene una cosa que a mis ojos es muy valiosa que es un canal con un aire muy popular, hace un gran esfuerzo de mostrar todo el país. Es un canal que tiene llegada nacional pero sobre todo tiene cobertura nacional. Intenta mostrar todos los matices que hay en nuestro país, cosa que ninguna red de televisión privada hace. En general me apena saber que la opinión pública no le reconoce esta virtud al canal. Todo el mundo conoce Bolivia Tv, sabe que existe y todo el mundo sabe que Bolivia Tv es un medio estatal. Pero todavía en estos momentos decir medio de comunicación estatal es un poco decir medio de comunicación gubernamental de propaganda. Pero lo que no se logra comprender es que este medio de comunicación  trabaja para el Estado. Este medio de comunicación tiene que informar a la población qué es lo que está haciendo la cabeza del Estado que es el órgano ejecutivo…entonces no necesariamente es un instrumento de propaganda. La propaganda la producirá el gobierno desde sus recursos a través del Ministerio de Comunicación y la difundirá a través, no sólo por la tv, sino en todos los medios de comunicación. Hay un prejuicio contra el canal que es difícil de superar. La gente no reconoce que el canal está lleno de programación que nos está mostrando el país, que nos está mostrando los sectores populares. Es más fácil hablar del canal que mirar el canal y analizar su contenido.

Quizás algo similar ocurre con la televisión pública argentina. La televisión en particular, a lo largo de su historia y por depender técnicamente de países centrales, siempre muestra a un solo sector de la sociedad que es el rubio de ojos celestes. Brasil y Argentina son claros ejemplos. Por lo cual el desafío que asumieron es muy grande.

Exactamente. Por eso si tú quieres ver la diversidad de Bolivia, Bolivia Tv lo muestra. Por eso digo que es un motivo de orgullo ese enfoque. Igual con todo seguimos trabajando para darle una identidad sólida y con ello estamos trabajando muy fuerte. Habrá un cambio de programación muy pronto con una impronta muy fuerte en lo periodístico.

El siguiente medio en orden de creación es la Agencia Boliviana de Informaciones (ABI). En la década de los ´90, en la primera gestión de Sánchez de Lozada, se crea la Agencia de Información del Estado. Sánchez de Lozada tenía muy claro el campo de comunicación. Él mismo era cineasta, es hijo de los Sánchez de Lozada de Lozada Bustamante, imagínate lo ilustre. En la primera mitad del SXX tanto el abuelo paterno como el abuelo materno fueron personajes muy importantes de la política boliviana por lo cual mamó política de elite desde su cuna. Lo cierto es que en los ´50 él se dedica a la cinematografía y lo que hacía fundamentalmente era filmar desde el aire los campos mineros. De ahí es que se involucra con la explotación minera y construye su fortuna con la minería. Es un tipo que sabe hacer negocios, es minero, saber hacer comunicación. Y la agencia en su presidencia siempre funcionó con un perfil relativamente bajo. Con los años fue sumando importancia, no diré que la importancia de la ABI es de ahora, no. La importancia de la ABI siempre estuvo muy clara. Porque es un excelente canal de información gubernamental y está inscripto al resto de las agencias.

Con la llegada del presidente Morales se refuerza ese servicio. Es bueno en términos generales. Es chiquita, físicamente son 13 periodistas incluyendo los editores. Pero se abastece, aunque puede ser infinitamente mejor y estamos trabajando en ello. Porque una agencia de noticias es la punta de lanza de cualquier sistema de información. La agencia de noticias por definición tiene que ser la primera en tener las noticias. Siendo la del Estado debiera no sólo tener las noticias, sino ser la primera en tener las primicias…y de ahí que todos los medios busquen la información. Eso es lo que yo quisiera como gestión profesional. Igual ABI siempre ha sido referencia. Aunque no reproduzcan la nota todos los medios, los periodistas entran a ABI para ver qué dice el gobierno. Hasta los medios más radicalmente opuestos entran para luego publicar todo lo contrario. El año pasado estuve en TELAM y la idea es exactamente la misma nada más que ellos tienen una agencia poderosísima y enorme. Hay muchos más años de institución.

Y nos queda el periódico Cambio.

El periódico Cambio fue fundado en el 2009. El presidente estaba cansado de ver como el resto de los medios impresos hacían una gestión política del periodismo, opositora, desinformadora. En Santa Cruz por ejemplo hay dos periódicos importantes y bien particulares: uno es “El Día” y el otro se llama “El Mundo”. En el año 2008 el director de El Mundo, y de otros periódicos, viajaban una vez por semana a Buenos Aires a recibir formación, no se específicamente de quién. Fíjate que lo que hizo “El Mundo” fue copiar el estilo de las portadas de “Página/12” en la época de Lanata pero en sentido contrario. Entonces no tenían empacho en publicar cosas como al entonces Ministro de Gobierno con colmillos: “Asesino sangriento” era el titular. O el Gobernador, Prefecto en ese momento, Rubén Costas, diciéndole al Presidente: “Excelentísimo señor asesino”. Ese era el enfoque de estos periódicos.  Y Evo Morales dijo “Tenemos el músculo con ABI”. Y fue una de esas cosas que uno las mira y son hasta heroicas. Fue el primero de Enero que el presidente dijo “el 22 de Enero” tendremos un periódico, que en términos concretos no es nada de tiempo. No había ni siquiera escritorios donde poner las computadoras. Pues sacaron todo lo que estaba en este piso que estamos reunidos ahora, sacaron los muebles, el personal y sacaron el periódico en tres semanas. Cambio.

Nunca mejor acertado el nombre entonces…

Exacto…el periódico ha funcionado bien. Ha estado en manos de gente con mucha experiencia en periodismo escrito y quiero creer que está dando francos pasos para hacerse aún mejor. Estamos metiendo mucho énfasis. Así como la agencia de noticias es la punta de lanza del sistema de información pública, el periódico es la memoria.

Pese a la cultura oral que se mantiene en todo Bolivia hay mucha resistencia en el campo simbólico desde la cultura letrada (y no sólo del Estado, también iniciativas públicas o bien privadas). ¿Cómo puedes explicar ese fenómeno?

Es interesante la reflexión. Hay mucha producción impresa, hay muchos medios de comunicación impresos. De hecho hay muchos que nacen y mueren en cosa de tres meses. Pero ciertamente todos somos conscientes de que 8 de cada 10 personas se informan por la radio, 7 de cada 10 prefieren la tv y 2 de cada 10 prefieren el periódico. Pues es una elite muy pequeña la que consume información impresa. Es un mercado realmente muy pequeño. Un domingo, en conjunto, no creo que pasen de los 150 mil periódicos impresos en todo el país (somos aproximadamente diez millones de habitantes). Estamos más o menos como Paraguay. Mientras que en Buenos Aires “La Nación” imprime 150 mil y “Clarín”, enfrente, 300 mil. Pero así y todo el mercado de noticias impresas no deja de ser importante y el periódico es memoria de un pueblo. Es ante todo memoria. Fíjate lo siguiente: si nos vamos a 1942 no te voy a decir lo que estaba pasando sino que te diré lo que decían los medios de comunicación. Así como en mil novecientos tanto como en el 2010.

Eso no significa que la publicación impresa tenga prioridad. Prioridad tiene el canal de televisión, prioridad tiene el sistema de red de radios. Pues entonces fíjate que el periódico tiene importancia relativa bastante alta, pero la radio Red Patria Nueva integrada con el sistema de Radios de Pueblos Indígenas Originarios Campesinos y muchas radios privadas y comunitarias (radios aliadas comprometidas para retransmitir nuestro sistema informativo) hacen una red bien interesante.

Qué reflexión puedes hacer sobre lo que ocurrió recientemente en Paraguay.

Desde mi punto de vista lo que ha ocurrido en Paraguay debe llamarse “golpe constitucional”. Lo he leído en Página/12, lo debo reconocer. Es el fruto de 32 intentos anteriores de enjuiciar al Presidente Fernando Lugo. Siempre se supo que el Presidente tuvo un entorno muy adverso. La coalición que le permitió acceder al gobierno ya era una coalición peligrosa en términos políticos, con una dispersión ideológica si vale la expresión. Él sabía que estaba durmiendo con el enemigo. El vicepresente Franco se desmarcó hace rato, era cuestión de tiempo que lo logren. Encima tienen una oposición tan rabiosa y tan mala leche como la boliviana y medios de comunicación como el “ABC Color” que no tienen ningún pudor. Ya no digo en ocultar información, sino en tergiversarla abiertamente y por lo visto tiene mucha influencia. Lo que se ve desde aquí es espantoso. Y al mismo tiempo pienso que Lugo sabía que tenía una correlación de fuerzas bien adversas cuando finalmente procedió el famoso juicio político.

Estábamos leyendo un cuento a través de los medios de comunicación que vos nombrás…

Es un daño tremendo que se hace a la institucionalidad. Es bien difícil juzgar los mecanismos finos. Uno por que no los conozco, dos porque no estoy ahí. Pero ciertamente le han hecho un gran daño a la democracia popular porque son las elites agrupadas en el partido colorado las que vuelven a tener el control del asunto. Me parece muy importante para el caso paraguayo mirar la experiencia boliviana entre el 2003 y el 2006. Las condiciones en que Sánchez de Lozada tuvo que renunciar al gobierno fueron diametralmente opuestas a las condiciones paraguayas. Sí. Pero lo cierto es que una ruptura de la institucionalidad no necesariamente le devuelve para siempre, en el caso paraguayo, el poder a las elites. Precisamente porque toda esa gente que apoyó a Lugo en su momento no se va a sentar para ver como Francisco Franco y sus amigotes gobiernan el país. No puede suceder, una vez que has probado un poquito de libertad ya no la quieres perder. Eso uno…dos: Franco tampoco tiene condiciones de poder. Y eso es lo que le pasó a Carlos Mesa cuando Lozada renunció. Si escuchas el discurso de Carlos mesa el 17 de Octubre del 2003 y escuchas el discurso de Franco de hace muy poquito escucharás las mismas palabras: “quiero gobernar con la ayuda de todo el Congreso”. Eso es una ficción. Pero aún más: en momentos de vacíos de poder todo el mundo quiere su cuota.

Francisco Franco felizmente tiene un período relativamente corto hasta el año que viene, Mesa tenía un período más largo…pero se la va a ver en figurillas, de eso estoy seguro. Y no lo van a dejar gobernar. Entonces tienes vacíos de poder, tienes un pueblo descontento por el modo en que se resolvió la sucesión; tienes una oposición que está desbordada pensando en su proyecto político del 2013 en adelante. Se la va a pasar muy mal Francisco Franco. Y nuestro trabajo también es mostrar las manifestaciones que se están dando, hay que mostrarlas. A menudo está esa mirada maniquea de los medios privados. Y a menudo son los movimientos populares los malos de la película mientras están pidiendo legítimas reivindicaciones inocultables e innegables…incluso para las elites.

*En el Estado Plurinacional de Bolivia cuando se nombra “Departamento” se está haciendo referencia a lo que en Argentina es conocido como Provincia. En total son 9: Beni, Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Oruro, Pando, Potosí, Santa Cruz, Tarija.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Notas por categorías

Sos el visitante número

  • 12,523 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: